sábado, 15 de febrero de 2014

A la Bea del pasado

16.02.2014 (04:47)


A la Bea del pasado:

¿Cómo vas, peque? ¿Has leído el cuento de los tres cabritillos hoy, o todavía no?

Hay muchas cosas que me hubiera gustado decirte, pero la tecnología no está aún tan desarrollada como para poder ir a hacerlo. Aunque lo hiciera tampoco lo entenderías, así que todo lo que te voy a decir te lo van a enseñar, aunque sea a bofetadas, tus propias experiencias, o las personas con las que hables o los libros que leas. Vas a aprender que la vida no es fácil, pero nada de lo que merece  la pena lo es; y tampoco justa, pero podrás con lo que se te venga encima. Vas a aprender que lo que un día te parece un grano de arena, al siguiente es un mundo; pero también al revés.  Te vas a dar cuenta de que la opinión de ciertas personas te tiene que dar igual, porque al final del día eres tú la que vive con tus decisiones y no ellos; y que a veces tienes que tener mas en cuenta la de otras. Vas a encontrarte con mala gente, pero sabrás que lo son cuando ya sea tarde, así que tendrás que lidiar con ello -todos tienen que hacerlo. Te van a hacer daño, y vas a herir, y no lo puedes evitar porque será eso lo que te hará crecer como persona. Vas a ver como hay cicatrices que no se van nunca, pero que habrá personas que las besen para que el dolor sea más leve. Vas a ver que hay cosas que se encuentran cuando dejas de buscar (y que a veces se encuentran cosas que no sabías que estabas buscando.) Un día te levantarás y te gustará algo que en su día no soportabas; y odiarás cosas que adorabas antes, y ni siquiera tú te vas a entender, no pretendas que lo hagan los demás. 

No tengas prisa por crecer, aunque ahora no te lo creas, vas a echar de menos subirte a los columpios (aunque lo vas a hacer también a una edad no muy apropiada) y vas a echar de menos madrugar sin tener por qué. No discutas tanto con tu hermana, ni con tus padres. No permitas que nadie te pise: no hagas caso a esa maldita rubia de tu clase, la tonta es ella, no dejes que te convezca de lo contrario. Pero si ves que no aguantas más, díselo a mamá, ella sabrá que hacer. Absorbe como una esponja todas las cosas buenas, para que cuando seas mayor y  te acuerdes de estos momentos, te brille la mirada con añoranza. No  te preocupes porque las cosas se te tuerzan, no hay mal que por bien no venga; no te preocupes por cosas que no puedes controlar. Vas a reencontrar el sentido a las cosas cuando se te rompa la brújula. Se te va a volver a hacer añicos, pero sabrás reconstruirla. No pretendas que alguien resuelva todo tu caos interior, los que te quieren ayudan, pero es cosa tuya. Trata de no agobiarte tanto, cuando de verdad tengas razones para ello, verás lo tonta que fuiste por preocuparte de cosas absurdas. Enamórate: te van a romper el corazón, pero encontrarás al adecuado. No temas conocer gente nueva, llegarán personas maravillosas que le darán la vuelta a tu mundo; y se lo agradecerás. Vas a encontrar a quien te quiera tal y como eres, no finjas con quien no merece la pena. Vas a comprobar que las conversaciones a las cuatro de la mañana son más sinceras y vas a hacer cosas que jamás te imaginaste capaz de hacer. Haz el idiota para que alguien que está triste lo esté un poquito menos, hay pocas sensaciones mejores que esa. Revuélcate en el barro como si te fuera la vida en ello y mánchate comiendo, que así se disfruta mucho más. Trasnocha porque las estrellas brillan fuerte, madruga porque el amanecer enseña colores que no se ven el resto del día. Baila bajo la lluvia aunque te constipes, merecerá la pena. Escucha discos y discos y más discos, lleva contigo la música siempre, aunque sea en las venas; canta en tu primer concierto hasta quedarte afónica, no vas a estar doce horas haciendo cola para quedarte callada. Pide las cosas por favor. pero roba los besos, y da siempre las gracias, a nadie le caen bien los desagradecidos.

Trata siempre de ver el lado bueno de las cosas, centrarte en lo malo no va a hacer que desaparezca. Llora cuando lo necesites, así limpiarás un poco la pena que se te agarre en el pecho. Ríete y no hagas ni caso a los que te dicen que pares.  Hazlo por mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario