martes, 18 de diciembre de 2012

Tú por hablar, yo por callarme demasiado


Mi corazón, como una lata de cerveza, 
que te la bebes y al final le das patadas sin pensar 
que me desquicias la cabeza.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Bastará con un helado

Un día en el café Gijón sorprendí a un poeta maldito, absorto en sus pensamientos. Le pregunté si la gravedad de su rostro obedecía a que estaba elaborando algún verso insigne. “Así es”, me contestó. “En este momento me debato en la duda de pegarme un tiro en la boca o tomarme un helado de fresa”. En el monasterio de Kopan, en el valle de Katmandú, me dijo un Maestro Venerable: si quieres saber hasta qué punto eres feliz y no lo sabes, cómprate una libreta y apunta en ella cada noche cinco pequeños hechos agradables que te hayan sucedido durante el día. Anota solo las sensaciones placenteras insignificantes, las alegrías ínfimas, no los sueños desmesurados. Esta mañana me ha despertado el sol en la ventana y he comprobado que esta vez no me dolía la espalda. El perro me ha saludado con el rabo. El dueño del bar, donde suelo desayunar hojeando el periódico, hoy se ha negado a cobrarme la ración de churros. He leído la crónica deportiva: ayer ganó mi equipo. El autobús ha llegado puntual y en la parada me han conmovido las palabras de amor que una madre le dirigía a su niña que se iba al colegio. Le he preguntado al médico por los análisis y me ha dicho que todo está bien. Al llegar a casa después del trabajo me arrellano en el sillón para ver una película en la tele mientras me tomo un gin-tonic. El Maestro Venerable aseguró que después de un tiempo en esa libreta se habrá formado un tejido básico de actos felices, de sutiles placeres efímeros, muy consistente, que sin darnos cuenta sustenta firmemente toda nuestra vida y de paso resuelve la duda del poeta. De momento bastará con un helado para evitar que se pegue un tiro. Puede que esto no sea más que esa charlatanería que se expande mientras arden las consabidas barritas de almizcle e incienso y que solo sirve para olvidar la terrible crueldad e injusticia que nos rodea. Pero el Maestro Venerable, en medio de aquel aire transparente que bajaba del Himalaya, dijo que todas las flechas aciagas que la vida nos lanza casi ninguna da en el blanco. Caen a nuestro alrededor y somos nosotros los que las arrancamos del suelo y nos las clavamos en el corazón, en la mente o en el sexo. Tal vez esta enseñanza podría servir al poeta para enhebrar uno de sus versos más excelsos: sale el sol, estoy vivo.


elpais.com/elpais/2012/12/01/opinion/1354378729_646796.html

sábado, 8 de diciembre de 2012

El rey pescador


- ¿Y cuándo perdiste la razón? ¿De repente o por el contrario fue un proceso lento y gradual?
- Bueno yo soy una cantante profesional: giras de verano, cabaret y esas cosas. Y joder, vivía dedicado a eso. De Gipsy, me sé todos los papeles: puedo cantarla al revés. Pero una noche mientras cantaba: “Funny…” de pronto pensé: ¿qué significa todo esto? Y encima el hecho d ver morir a todos mis amigos. Parezco un veterano de guerra. Mi padre se sentiría orgulloso.

- ¿Conoces la historia del rey pescador?
- No
- Comienza cuando siendo niño el Rey, tiene que pasar una noche solo en el bosque para demostrar su valor y poder convertiste en Rey. Y mientras pasa la noche solo, le sorprende una visión sagrada: en la hoguera se le aparece el Santo Grial, símbolo de la Gracia Divina del Todopoderoso. Y una voz le dice al niño “Tú custodiarás el Grial para que pueda curar los corazones de los hombres” Pero el muchacho quedó cegado por la visión mas impresionante de una vida llena de poder, gloria y belleza. Y en un estado de inmenso asombro, sintióse por un instante no como un niño, sino invencible, como un Dios. Y se acercó a la hoguera para coger el Grial. Y el Grial desapareció, quedando su mano en el fuego, que le produjo grandes quemaduras. A medida que el niño crecía, la herida se hacía mas profunda, hasta que un día la vida perdió aliciente para él. Ya no tenía fe en los hombres, ni en si mismo, No podía amar, ni ser amado. Estaba hastiado por sus experiencias. Y empezó a morirseCierto día, un tonto penetró en el castillo y encontró solo al Rey. Y al ser tonto era un ingenuo, y no supo que era el Rey. Solo vio un hombre a solas, lleno de dolor y le preguntó al Rey: “¿Qué te aflige, amigo?” y el Rey contestó: “Estoy sediento y necesito agua para refrescar mi garganta” Y el tonto cogió una copa que había junto a su lecho, la llenó de agua, y se la dio al Rey. Y cuando el Rey comenzó  a beber, se percibió de que su herida estaba curada. Miró a sus manos y allí estaba el Santo Grial que había buscado toda su vida. Se volvió hacia el tonto y dijo: “¿Cómo has encontrado tú lo que mis valientes y mejores hombres no han podido?” Y el tonto respondió: “No lo sé, solo se que tú tenias sed”. Una historia preciosa, ¿verdad?

 Lydia


- Pero lo que publicamos es sobre todo novela rosa. Pura basura.
- No digas eso. El Romanticismo no es basura. El Romanticismo es pasión, es imaginación. Es belleza. Además en la basura se encuentran pequeñas cosas.


- No tienes por qué decir eso.
- Nunca digo lo que tengo que decir.
- No, yo digo que no tienes por qué decirme cosas bonitas. Queda un poco anticuado teniendo en cuenta lo que vamos a hacer.
- ¿Y qué es lo que vamos a hacer?
- Tú me acompañas a casa. Me parece que yo te atraigo un poco.
- Si.
- Y seguramente querrás subir a casa  a tomar un café.
- Yo no tomo café.
- Y luego tomaremos una copa. Y hablaremos y nos conoceremos un poco mejor. Nos podremos cómodos y… luego te quedaras a dormir. Y mañana te despertarás. Y estarás distante. Y no podrás quedarte a desayunar, quizás sólo una taza de café.
- Es que yo no tomo café.
- Y luego, nos daremos los teléfonos. Y tú te irás. Y no llamarás nunca. Y yo me iré a trabajar y me sentiré muy bien durante la primera hora. Y luego… luego poco a poco me iré quedando hecha un verdadero asco. No sé por qué tengo que meterme en este lio. Me alegro de haberte conocido. Buenas noches.
- Buenas noches. Perdona, oye, espera, ¡ey! Eh, perdona un momento, perdona, espera, por favor, ¡espera!
- No mira, es que no me encuentro muy bien.
- ¡Eso no me extraña! Nos hemos conocido, hecho el amor y roto ¡en sólo 30 segundos! Y no recuerdo ni el primer beso, que para mí es la parte mejor.
- Oye para mí también ha sido algo muy especial.
- Para mí también.
- Y he pasado una noche…
- Pero creo que ya es hora de que te calles un poco.
- Una noche maravillosa y quisiera…
- ¡Cállate! Por favor
- Sí…
- No voy a subir a tu apartamento. No era esa mi intención.
- ¡Oh! ¡Caramba! no querías subir…
- ¡Ooh! Te aseguro que lo deseo, tengo un deseo más grande que la península de Florida. Pero no quiero solo una noche. Tengo que hacerte una confesión.
- ¿Estás casado?
- No.
- ¿Divorciado?
- No.
- ¿Tienes una enfermedad?
- No, basta, por favor. Estoy enamorado de ti. No solo desde esta noche. Te conozco desde hace tiempo. Sé que sales del trabajo cada día a las doce y luchas para atravesar esa puerta. Y que luego te arrastra hacia dentro y tres segundos después vuelves a salir. Y yo te sigo hacia el almuerzo y sé que si hace buen día te paras a comprar la novela rosa en el quiosco. Y sé lo que comes. Y sé que los miércoles vas al restaurante chino. Y sé que te compras un Rompemuelas antes de volver al trabajo. Y sé que odias tu trabajo. Y que no tienes muchos amigos. Y sé que a veces te sientes un poco descentrada y no te sientes tan maravillosa como todos los demás. Y te sientes sola, y te ves aislada de los otros. Y yo te quiero. Te quiero. Si, y creo que eres el mejor invento después de la mayonesa. Y me darían varios patatús seguidos si me dieras ese primer beso. Y no pienso, no pienso estar distante. Y volveré por la mañana y te llamare si tú quieres. Pero sigo sin tomar café.




martes, 4 de diciembre de 2012

Cumpliendo con mi oficio



Bueno, ¿nos conocéis o queréis que nos presentemos? Bueno pues si alguien no se ha enterao’ somos subversivos en nuestro papel, somos peces en el agua, ¿quién no nos deja beber? Somos marginales, volar es nuestra pasión, somos una especie en peligro de extinción. Somos pacifistas, defendemos la insumisión y nos gusta masturbarnos y follar con mucho amor. Somos Extremoduro, y ha llegado la libertad, que mas vale morir de pie que dar un solo paso atrás.
A la guitarra, el Salo, que se folla hasta las cabras. En la batería, el Luis, que le gustan todas… las drogas. Y guardándolo todo, el colega, Dirty Charlie, Carlos el sucio. Y yo, vuestro humilde servidor, el Rey de Extremadura.
Hace un año y medio que se grabó el disco este. Yo, cumpliendo con mi oficio, he seguido componiendo cosas muy bonitas, que estoy loco por tocároslas.
Cumpliendo con mi oficio, piedra con piedra, pluma con pluma, pasa el invierno y deja sitios abandonados, habitaciones muertas: yo trabajo y trabajo, debo substituir tantos olvidos, llenar de pan las tinieblas, fundar otra vez la esperanza.
Buena esta canción no tiene todavía un título, pero alguna vez habrá que ponérselo. La que viene ahora si tiene título. Esta es la única que vais a conocer de las que vamos a tocar.
Oye, dejad de hablar, estáis ahí hablando to’ el mundo. Me voy a bajar y le voy a meter a alguno una ostia que lo va a flipar. Hacer el favor de atender, que luego os vamos a pedir una redacción. (…) Haced el favor de estaros callaos cuando canto, que me entretenéis. Oigo “no, no, esa aquí no…” Bueno, ahora así, vamos a tocar Pedrá… ¡Ah, no! No tiene título ¿eh? si no, lo diríamos.
Bueno ¿qué, no os está gustando ni una mierda, no? ¡No os está gustando ni una mierda! Ya lo sabíamos como teníamos que hacerlo, lo primero que dijimos: a ver qué nos dice después el de la compañía discográfica. Se lo vamos a dedicar a Jose, digo: a ver qué nos dice después.
(Vamos a empezar esto otra vez, a ver si me vuelvo a acordar)
(¡EH! ¡DEJAD DE HABLAR PA ALLÍ! Así no hay quien cante, ¿eh? Ché, callaros ostia. Mira como no se callan, parece que estáis como cada uno a vuestra historia ¿no? (…) Venga ahí va, con que se calle la gente se oye. Vamos allá otra vez)
(Vamos ostia, callaros ya, esto qué es ¿una peluquería o qué?)
Bueno vamos a tocar la última, que es la más bonita, tampoco tiene título. (¡No!) Sííí, la última sííí, ¡que solo nos sabemos cinco! Bueno, tampoco tiene título (Las mujeres primero, chaval. Las niñas, las mujeres y las niñas) Si la heroína no te arruina, las mujeres lo harán. 

sábado, 1 de diciembre de 2012

Como si fuera un sueño

Y por lo visto es verdad eso de que cuando tocas fondo ya solo puedes subir hacia arriba. Lo que no dicen que es que no te quedas estancado ahí abajo por la gente que te empuja. Y que a veces para encontrarse, hay que perderse un poco. Y si es con alguien mejor.


Pero si te sientes bien,
¿qué más da que sea perfecto?
La vida es un fluir de incorrecciones, un directo.
Un fallo es avanzar hacia delante,
una caída es un instante
de ver que hay que dejar correr el tiempo
Porque si te sientes bien,
¿qué más da que sea perfecto?
Aprende a convivir con ello y disfruta el momento.
Errar es experimentar, probar en cada intento,
vivir la malo y bueno y ver que todo sigue dentro.




viernes, 16 de noviembre de 2012

La ley innata

"Est enim iudices haec non scripta sed nata lex quam non didicimus accepimus legimus uerum ex natura ipsa arripuimus hausimus expressimus ad quam non docti sed facti non instituti sed imbuti sumus" - Cicerón.

"Existe, de hecho, jueces, una ley no escrita, sino innata, la cual no hemos aprendido, heredado, leído, sino que de la misma naturaleza la hemos agarrado, exprimido, apurado, ley para la que no hemos sido educados, sino hechos; y en la que no hemos sido instruidos, sino empapados."

DULCE INTRODUCCIÓN AL CAOS




¿Cómo quieres que escriba una canción? 
Si a tu lado no hay reivindicación. 
La canción de aquel tiempo no pasara, 
donde nunca pasa nada. 

Una racha de viento nos visitó, 
el árbol ni una rama se le agitó 
La canción de aquel viento se parara, 
donde nunca pasa nada. 

Un otoño al demonio se presentó, 
fue cuando el arbolito se deshojó. 
La canción de aquel tiempo se atrasara 
donde nunca pasó nada. 

Una racha de viento nos visitó, 
pero nuestra veleta ni se inmutó. 
La canción de aquel viento se parara, 
donde nunca pasa nada. 

Mientras tanto pasan las horas, 
sueño que despierto a su vera, 
me pregunto si estará sola 
y ardo dentro de una hoguera. 

¿Cómo quieres que escriba una canción? 
Si a tu lado he perdido la ambición. 
La canción de aquel tiempo no pasara, 
donde nunca pasa nada. 

Se rompió la cadena que ataba el reloj a las horas, 
se paró el aguacero ahora somos flotando dos gotas, 
agarrado un momento a la cola del viento me siento mejor, 
me olvidé de poner en el suelo los pies y me siento mejor. 


Volar...volar… 

Una racha de viento nos visitó, 
y a nosotros ni el pelo se nos movió. 
La canción de aquel viento se parara, 
donde nunca pasa nada. 

Ya no queda una piedra en pie, 
porque que el viento lo derribó, 
no, no hay esa canción. 
Ya no queda nada de ayer, 
porque el viento se lo llevó, 
no, no hay esa canción. 

Ya no queda una piedra en pie, 
porque el viento lo derribó, 
no, no hay esa canción. 
Ya no queda nada de ayer, 
porque el viento se lo llevó, 
no, no hay esa canción. 

PRIMER MOVIMIENTO: EL SUEÑO


No hay nada en el espejo,
persigo mis reflejo,
es igual que en los sueños. 
De andar desorientado 
voy cayendo en picado, 
es igual que un mal sueño. 

La vida es roja si te vas 
y me derrota igual 
que en los sueños.
Y olvido y ya no sé qué hacer, 
no dejo de correr, 
como en sueños. 

Te estaba dando un beso 
y mis labios no eran esos, 
igual que un mal sueño. 
La gente está que trina 
y la letra se me olvida; 
es igual que en mi sueño.
 
La vida es roja si te vas 
y me derrota igual 
que en los sueños.
Y olvido y ya no sé qué hacer, 
no dejo de correr, 
como en sueños. 

Si no te vuelvo a ver, 
no quiero despertar; 
la realidad no me abandona. 
Busco un mundo mejor 
y escarbo en un cajón 
por si aparece entre mis cosas. 

Buscando mi destino, 
viviendo en diferido 
sin ser, ni oír, ni dar. 
Y a cobro revertido 
quisiera hablar contigo, 
y así sintonizar. 

No hay día que me levante 
y no haya muertos delante, 
es peor que un mal sueño. 
Hoy han dicho en la tele 
que han muerto tres mujeres 
y que han sido ellos. 

Que un hombre-bomba entró en un bar 
dispuesto a dialogar 
con sus muertos.
Que bombardean una ciudad 
y algo ha salido mal,
por supuesto. 

Una bomba inteligente 
ha matado al presidente; 
pensó que era bueno. 
Y dicen por la tele 
que han muerto más mujeres 
y que han sido ellos. 

La vida es roja si te vas 
y me derrota igual 
que en los sueños.
Y olvido y ya no sé qué hacer, 
no dejo de correr, 
como en sueños. 

Si no te vuelvo a ver, 
no quiero despertar; 
la realidad no me abandona. 
Busco un mundo mejor 
y escarbo en un cajón 
por si aparece entre mis cosas. 

Buscando mi destino, 
viviendo en diferido 
sin ser, ni oír, ni dar. 
Y a cobro revertido 
quisiera hablar contigo, 
y así sintonizar.

SEGUNDO MOVIMIENTO: LO DE FUERA 


Se acabó. El odio me arrolló la razón,
con mi época estoy comprometido.
Y el amor, se fue volando por el balcón,
a donde no tuviera enemigos.
Y ahora estoy en guerra contra mí alrededor,
no me hace falta ningún motivo.
Y es que soy maestro de la contradicción
y experto de romper lo prohibido.

Y por eso los chiquillos ya se acercan a mí,
que intento ser feliz.
Desde entonces de esta cárcel no me dejan salir,
no tengo a donde huir,

voy a hacer un butrón
que saque la cabeza fuera…
Sigo preso, pero ahora el viento corre alrededor:
por mis pecados sigo preso.
Carne y hueso,
se muere de hambre el mundo alrededor.
Tú y yo total de carne y hueso.

Por dinero los maderos ¡ay!
van detrás de mí,
que intento ser feliz.
Y abocado, a los tejados,
me he mudado a vivir.
Por desobedecer, por ver al sol salir,
por sacar la cabeza fuera.

Y sigo preso, pero ahora el viento corre alrededor:
por mis pecados sigo preso
Carne y hueso,
se muere de hambre el mundo alrededor
Tú y yo total de carne y hueso.

Necesito saber,
dime tu nombre,
de dónde sale el sol
y de qué se esconde.
Necesito saber,
dime tu nombre,
de dónde sale el sol,
y de que se esconde.

Si miro alrededor, no puedo comprender, me da pereza.
Si hay algún escalón pa' dar un tropezón, voy de cabeza.

Tú y yo en la habitación para que vuelva amor: naturaleza.
Hay un televisor en medio del salón, no me interesa.

Vente a la sombra, amor, que yo te espero;
que tengo el corazón aquí con bien de hielo.

Vente a la sombra, vente, amor, que yo te espero;
que tengo ya el cerezo en flor dentro del cuerpo

Se me cae la casa desde que se marchó,
ahora ya solo espero el derribo.
Y es que perdí la pista del eje del salón

y estoy continuamente torcido.

Y ahora sólo pienso en ella
y no encuentro razones
cuando su recuerdo se me clava entre las cejas,
sueño con melones encima de la mesa.

Buscando mi destino,
viviendo en diferido
sin ser, ni oír, ni dar.
Y a cobro revertido
quisiera hablar contigo,
y así sintonizar.

Sueño que empieza otra canción,
vivo en el eco de su voz, entretenido.

Sigo la estela de su olor
que me susurra: vámonos, vente conmigo.

Hay un desierto, hay un vergel
lleno de flores de papel.
Pensaba que sería frío el amanecer,
te equivocabas otra vez: quemaba

Llegó el verano y asoló la primavera,
y el sol asfixia en tu jardín.
Y se le caen los pajaritos a la higuera,
que ya no cantan para mí.

Abrí los ojos para ver;
con el destino me encontré
de cara.
Lo tengo todo a medio hacer,
me preguntaba si tal vez...
mañana.

Necesito saber,
dime tu nombre,
de dónde sale el sol
y de qué se esconde.
Necesito saber,
dime tu nombre,
de dónde sale el sol
y de qué se esconde.

Vente a la sombra, amor, que yo te espero;
que tengo el corazón aquí con bien de hielo.
Vente a la sombra, vente, amor, que yo te espero;
que tengo ya el cerezo en flor dentro del cuerpo.

Si miro alrededor, no puedo comprender, me da pereza.
Si hay algún escalón pa' dar un tropezón, voy de cabeza.

Tú y yo en la habitación, para que vuelva amor: chorros de lefa.
La buena educación de la televisión no me interesa.

TERCER MOVIMIENTO: LO DE DENTRO



Sin patria ni bandera, 
ahora vivo a mi manera. 
Y es que me siento extranjero, 
fuera de tus agujeros. 

Miente el carné de identidad: 
tu culo es mi localidad. 
Miente el destino para hacer 
que no te vuelva a ver. 


Miente. Si dice no, me miente, 
si dice sí, me miente; 
y si calla, también miente. 

Dice que yo ya no te espero. 
Un cabrón embustero, 
es, mi corazón, que miente. 

No se atreve la luz si no estás tú, 
al pasar por aquí si oye mi voz. 
Desde que no estás tú en este rincón, 
no se atreve a pasar la luz del sol: 
si oye mi voz, se queda fuera. 

Luz, maldita sea la luz 
que me desvela. 
No, aquí no ve y la luz 
se desespera. 

Me arroja a ver el mundo, 
y me lo encuentro furibundo. 
Si quiero ir a la moda, 
necesito una pistola. 

Dijo Amor antes de marchar: 
ya no me gusta este lugar. 
Oigo que vuelve y vuelvo a ver, 
vuelvo a mover los pies. 

Viento, me pongo en movimiento 
y hago crecer las olas 
del mar que tienes dentro. 

Tiempo, devuélveme el momento. 
Quiero pasar las horas 
nadando mar adentro, 
y revolcarme por el suelo 
para empezar todo de cero. 

Luz, si fuera el cielo azul, 
si enloqueciera... 
Mira, ha venido una luz, 
como de fuera. 

Ya vuelvo a caer, voy derechito de cabeza. Sí. 
Vuelven a salir chorros de la naturaleza. 
Caigo derechito, derechito de cabeza. Sí. 
Vivo derribando, derribando las barreras. 

Y dicen que mi vida es un exceso, 
y yo me vendo solo por un beso. 
¿Qué voy a hacer, si vivo a cada hora 
esclavo de la intensidad? 
Vivo de la necesidad. 

Estaba el cielo lleno de estrellas, 
y he pasado la noche con ellas. 
¿Qué voy a hacer, si vivo a cada hora 
esclavo de la intensidad? 
Vivo de la necesidad. 

Y me revuelco por el suelo, 
para empezar todo de cero. 

Luz, si fuera el cielo azul, 
si enloqueciera... 
Mira, que ha venido una luz, 
como de fuera. 

Luz, maldita sea la luz 
que me desvela. 
No, aquí no ve y la luz, 
se desespera. 

No se ve; 
la vida se me queda a oscuras. 
Venme a ver 
caminito de la locura. 


Me mira, me droga, 
las fuerzas me abandonan. 
Me droga, me mira. 

Me dice, guasona, 
métete en mi persona. 
Me droga, me mira. 

Se volvió a gusano, mariposa, 
cansada de volar y no poder 
arrastrarse al fondo de las cosas, 
a ver si dentro puede comprender. 

No se ve; 
la vida se me queda a oscuras. 
Venme a ver 
caminito de la locura.


CUARTO MOVIMIENTO: LA REALIDAD


Agazapado espero como una rata, 
bajo las piedras escondido,  

por que a la vida era lo único que le da sentido. 
 
Acostumbrado a escapar de la realidad,  
perdí el sentido del camino,
y envejecí cien años más de tanto andar perdido.  

 
Y me busco en la memoria el rincón donde perdí la razón
y la encuentro donde se me perdió cuando dijiste que no. 
 

Hice un barquito de papel para irte a ver,
se hundió por culpa del rocío;
y me pregunto cómo vamos a cruzar el río.
 
Y me busco en la memoria el rincón donde perdí la razón  
y la encuentro donde se me perdió cuando dijiste que no.  

 
Sin ser, me vuelvo duro como una roca 
si no puedo acercarme ni oír 
los versos que me dicta esa boca. 
Y ahora que ya no hay nada, ni dar 
la parte de dar que a mí me toca, 
por eso no he dejado de andar. 
 
Buscando mi destino,
viviendo en diferido
sin ser, ni oír, ni dar.

Y a cobro revertido
quisiera hablar contigo,
y así sintonizar.

 
Para contarte  
que quisiera ser un perro y oliscarte  
vivir como animal que no se altera  
tumbado al sol lamiéndose la breva  
sin la necesidad de preguntarse  
si vengativos dioses nos condenarán  
si por tutatis el cielo sobre nuestras cabezas caerá  
 
Buscando mi destino,
viviendo en diferido
sin ser, ni oír, ni dar.
Y a cobro revertido
quisiera hablar contigo,
y así sintonizar.

CODA FLAMENCA (OTRA REALIDAD)


Por verme amado de ella por todo el día,
mañana, en perder la vida, consentiría.


Y el fuego del infierno ya es sólo humo,
ahora el fuego ya es sólo humo.
Después de arder, el fuego ya es sólo humo,
el infierno ya es sólo humo.

En el hueco del eco de su voz,
vive el eje que desapareció.

Agarrados del aire, viviremos;
no me importa a dónde vamos.
Apriétame bien la mano, que un lucero
se me escapa entre los dedos.

Arráncate a cantar y dame algún motivo
para decirle al sol que sigo estando vivo.


¡Ay del desánimo! Que no puede conmigo.
¡Ay del destino! Que no juegue conmigo.

Hay un brillo mágico que alumbra mi camino.

Y el fuego del infierno ya es sólo humo,
ahora el fuego ya es sólo humo.
Después de arder, el fuego ya es sólo humo,
el infierno ya es sólo humo.

Ay, ay, ay, ponte a cantar canijo,
una mijita me arregla el sentío.

¡Ay del desánimo! Que no puede conmigo.
¡Ay del destino! Que no juegue conmigo.
Hay un brillo mágico que alumbra mi camino.

¿Y qué, si me condeno por un beso?
¿Y qué, si necesito respirar?

Canta la de que el tiempo no pasara.
Canta la de que el viento se parara.
Canta la de que el tiempo no pasara,
donde nunca pasa nada.



Hay quien dice que creces según cumples años.
Yo creo que creces según comprendes las letras de las canciones.

jueves, 18 de octubre de 2012

Esta noche quédate


Triste, 
como el perro en la autopista,
como una tortuga con prisa, 
como una monja en un burdel. 

Solo, 
como cuando tu te fuiste,
como cuando no te rozan 
unos labios de mujer. 

Hoy me he vuelto a ver... 

Absurdo, 
como un domingo por la tarde,
como las balas por el aire,
como el puto despertador. 

Inútil, 
como los besos que no diste; 
como un cuerpo que se viste 
cuando me desnudo yo. 

¿Y ahora qué? voy mas solo que la luna,
negociando gasolina para este amanecer. 
Ya ves, voy buscando en la basura 
unos labios que me digan: "esta noche quédate". 

Como un borracho en el desierto,
como una princesa en el metro,
como un reo sin voz,
como una Navidad sin techo,
como un delfín en el mar Muerto, 
como la lágrima que moja tu colchón. 

Vacío, 
como el corazón del rico,
como el bolsillo del mendigo, 
como los besos de alquiler. 

Confuso, 
como una noche sin abrigo,
como las frases que ya no te escribo 
pa´ que vuelvas otra vez. 

¿Y ahora qué? voy mas solo que la luna,
negociando gasolina para este amanecer. 
Ya ves, voy buscando en la basura 
unos labios que me digan: "esta noche quédate". 

¿Y ahora qué? voy mas solo que la luna,
negociando gasolina para este amanecer. 
Ya ves, voy buscando en la basura 
unos labios que me digan: "esta noche quédate". 

sábado, 13 de octubre de 2012

Desengaños

La primera gran mentira, el primer gran desengaño, la primera desilusión, la primera pérdida de esperanza. El día que te das cuenta de que tu padre no es super man, el día que ves que el mundo no es tan bonito como te lo habían pintado, el día que empiezan a caerse las máscaras. Y ya no hay marcha atrás.



jueves, 11 de octubre de 2012

Silent Hill

Cuando pasas tanto tiempo dolorida y asustada, tu miedo y tu daño se convierten en odio y el odio empieza a cambiar el mundo.


martes, 2 de octubre de 2012

En vivo '12

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. (Neruda)
(...)

"Espero que después de esta noche, y después de todas las noches, os acordéis de nosotros igual que nosotros nos acordamos de ustedes."

Te lo prometo que si Robe, te lo prometo.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Unos vienen, otros se van

En este mundo hay lugares como los hospitales, donde se producen los mas dulces encuentros y bienvenidas pero a la vez las mas amargas y desamparantes despedidas.
Los hospitales, o los aeropuertos.
Y ahora todo se vuelve cuesta arriba.

lunes, 20 de agosto de 2012

A veces

A veces, sólo a veces, sin que te des cuenta, se cruzan en tu camino personas que van a terminar significando para ti mucho mas de lo que imaginas. A veces, sólo a veces, una persona se hace un huequito en tu corazón sin que te percates a penas. A veces, sólo a veces, esas personas consiguen sacarte una sonrisa en tu peor momento. A veces, sólo a veces, encuentras un apoyo donde tú creías que no había mas que un abismo. A veces, sólo a veces, merece la pena arriesgarse. 

A veces, sólo a veces, entre los días grises, uno se pinta de colores gracias a una de esas personas. 

sábado, 18 de agosto de 2012

.

¿Cuándo se va a terminar esto? ¿Cuándo se van a acabar las sonrisas falsas y las lágrimas contenidas? ¿Cuando se van a acabar las humillaciones y la falta de sueño? ¿Cuándo se van a acabar las preocupaciones y el miedo? ¿Cuándo se van a acabar los caprichos y pataletas? ¿Cuándo se va a acabar la ansiedad y el odio a los espejos?


martes, 26 de junio de 2012

Igual que Alicia sin ciudad

Los días que parecen interminables, los días en los que nada sale bien y parece que todo se va a la mierda. Los días en que parece que la cabeza te va a estallar, y tienes mil cosas que hacer. Los días en que solo deseas que llegue la noche para que todo se pase.

Todos esos días ya se han pasado. Las preocupaciones han demostrado ser eso preocupaciones, innecesarias, pero inevitables al fin y al cabo. Parecían inagotables, pero los problemas poco a poco se han ido solventando, y todo sigue su curso.

La gente va y viene, y es algo que no podemos evitar, sólo queda disfrutar cada minuto, como si fuera el último.